Portal Turístico - Patrimonio Natural y Cultural

PATRIMONIO NATURAL

La comarca de Sierra Mágina posee una identidad propia que viene dada tanto por su situación geográfica como por su rica historia, elementos que han propiciado la existencia de unos determinados valores o un patrimonio natural, artístico y etnológico muy diverso y de gran riqueza; restos de fortalezas, murallas y torreones dan fe de la importancia histórica de esta Comarca. En la agricultura predomina el cultivo del olivar, existiendo además zonas de huerta con un importante valor etnológico. Concienciar a la población en la preservación de estos valores, y según la casuística ponerlos en situación de ser aprovechados económicamente, proteger el medio ambiente agrario y forestal y el patrimonio rural como dimensión socioeconómica, cultural y estética, es la tarea en la que se encuentra y por la que viene trabajado la Asociación para el Desarrollo Rural de Sierra Mágina desde el año 1993.

1. Paisaje.

El paisaje, el suelo, el agua, la fauna y la flora son los principales valores naturales con que cuenta la Comarca.

Sierra Mágina es una comarca de contrastes: desde el exterior, el macizo parece desarbolado, aunque en su interior existen extensos, viejos y bellos encinares y quejigales, y un pinar de pino laricio a gran altitud. Es muy característico del paisaje vegetal la presencia de grandes extensiones de matorral y bosques de pino carrasco en la base sur y este del macizo montañoso. Todo ello se combina con grandes extensiones de lo que se ha dado en llamar bosque humanizado referido al olivar.

El relieve, muy abrupto y de tipo montañoso presenta pendientes, generalmente superiores al 30%; las cotas más altas se sitúan dentro del Parque Natural: el pico Mágina con 2.167 m., el  Almadén con 2.032 m. y el Sierra Mágina con 2.014 m.; pero también existen elevadas cotas fuera del Parque en los términos municipales de Cárcheles, Campillo de Arenas y Noalejo, siendo las cumbres más elevadas las de Sierra Alta Coloma con 1.689 m, La Merced con 1665 m Paredón con 1.662 m., Grajales con 1.661 m. y Sierra del Trigo con 1.646 m. las cotas más bajas se sitúan en los valles de los ríos Guadalbullón, Campillo, Albanchez, Bedmar y Jandulilla, con menos de 700 m., esto nos dibuja un paisaje con grandes elevaciones centrales que descienden hacia los límites de la comarca generando un fuerte contraste morfológico. El Glacis de Albanchez y el Valle  de Cuadros forman áreas llanas de suaves pendientes en neto contraste con la abrupta morfología que domina el centro de la Comarca.

El paisaje es un paisaje típico de las Sierras Subbéticas andaluzas donde varían las formas y los volúmenes entre las rocas y la vegetación. No hay un paisaje dominante sino que están todos muy bien representados, no obstante dominan los matorrales, pero hay un factor a tener en cuenta en todas las sierras elevadas y es que el paisaje cambia con la altitud, encontrando tres niveles diferentes.

El de la alta montaña donde podemos encontrar rocas de tipo calcáreo erosionadas por la acción del agua lo cual ha dado lugar a un relieve kárstico de cuevas subterráneas y formaciones de estalactitas y estalagmitas; depresiones cerradas de contornos sinuosos en forma de embudos; acanaladuras en la superficie de la roca con unas dimensiones de centímetros y simas o pozos naturales que a veces pueden superar cientos de metros de profundidad. La ausencia de agua superficial, debido a que la caliza es una roca muy permeable y que hace que el agua circule por canales subterráneos, ha dado lugar a nacimientos de importancia en el contacto con materiales impermeables en la base de la sierra. Este paisaje se combina con zonas forestales de monte bajo encontrando también alguna variedad de pinos, encinas, sabinas y arces.

El paisaje de media montaña lo forman bastas extensiones de bosque de encinas y bosques de especies de hoja caduca de un alto valor medioambiental.

La baja montaña coincide con las zonas próximas a los núcleos de población y las más llanas, por esta razón suelen ser paisajes agrarios los que nos encontramos en estas zonas. El paisaje vegetal natural está formado por pequeños bosquetes de encinas, enebros o cornicabra. En algunos lugares el paisaje de encinas  es sustituido por bosque de pino carrasco acompañado por lentiscos y espinos. Con la degradación de los mismos obtenemos paisajes de romerales y espartales. El contraste paisajístico en Sierra Mágina es espectacular ya que al lado de estas zonas de bosque podemos encontrar un paisaje que podríamos denominar subdesértico que alberga grandes extensiones de alcaparras y de espartizales  siendo además un hábitat idóneo para algunas especies faunísticas. 

En las vegas de riachuelos y arroyos nos encontramos con un paisaje de bosques de galería. Entre los términos de Bedmar y Jódar se encuentra el embalse de Pedro Marín que forma parte del Paraje Natural del alto Guadalquivir, ha sido catalogado como Lugar de Interés Comunitario, así como todo el Parque Natural de Sierra Mágina y hay otras zonas como El Lanchar entre Torres y Jimena, Mata Begid de Cambil, y Bercho en Pegalajar que están propuestas también como lugares de interés comunitario (LICs). Por otra parte, han sido propuestas para la catalogación como Monumento Natural las siguientes zonas: el Adelfal de Cuadros en Bedmar por ser la población de adelfas más grande de Europa, el Pinar de Cánava en Jimena, los Chopos de Mata Begid, el Puente de Cabra del Santo Cristo, los Espartizales de Jódar.

El paisaje de huerta merece especial mención por su valor etnológico en la Comarca, ya que es una de las huellas árabes en lo que a agricultura se refiere. La amplia red de bancales a lo largo de la ladera de la vega de la Fuente de la Reja está catalogada por el P.E.M.F. como Paisaje Agrario Singular, es un paisaje peculiar y un ejemplo de la interacción del ser humano en la naturaleza, dicha huerta, incluidos los molinos harineros que en ella se encuentran y junto con la Charca y la Fuente de la Reja, tienen incoado expediente de declaración de  Lugar de Interés Etnológico figura recogida en la Ley 1/1991 de Patrimonio Histórico de Andalucía. Pero las zonas de huerta con más posibilidades de valorización, por la existencia de recursos hídricos, son las existentes en los términos de Jimena, Torres, Albanchez, Bélmez y Bedmar, así como en Cabritas; fuera del Parque Natural tiene cierta importancia la huerta de Navalcán y la vega del río Alminares en Noalejo. Se trata de uno de los modelos agrarios más valiosos de la Comarca con un valor paisajístico y ecológico muy importante y que está tendiendo a desaparecer.

Toda esta variedad paisajística unida a otros factores como la representatividad de sus ecosistemas o la singularidad de su flora y fauna, y los aspectos histórico culturales hicieron que mediante la Ley 2/89 de 18 de Julio se declarara el Parque Natural de Sierra Mágina.

2. Suelo.

La naturaleza de los suelos está íntimamente ligada a las características de la roca madre, que en el macizo de Mágina  es en su mayor parte caliza. Sobre este sustrato se desarrollan suelos de características agronómicas pobres aflorando en amplias extensiones la roca desnuda fuertemente erosionadas por las aguas, y originando que en el macizo predominen los suelos limitados en profundidad por roca dura. Suelen ser suelos generalmente pedregosos. A media ladera se dan suelos muy oscuros como consecuencia de la permanencia de la materia orgánica, estos suelos reciben el nombre de rendzinas. Y en los lugares donde se conservan encinares y quejigales existen suelos rojos.

3. Agua.

El agua es uno de los elementos claves para la generación de vida, ya sea animal o vegetal y ha dado lugar a lo largo de la historia un especial tipo de cultura que ha girado alrededor de este elemento condicionando la aparición de asentamientos humanos en determinados lugares o determinadas formas de vida y de economías. El conjunto de las poblaciones de la comarca han contado históricamente con fuentes públicas para el abastecimiento de sus habitantes y su número estuvo directamente ligado al potencial hídrico y a la calidad de sus manantiales. Estos fueron más frecuentes en las poblaciones situadas en el corazón de la Sierra, cuyos nacimientos eran abundantes y no solían disminuir su caudal durante la estación veraniega, como ocurría en las poblaciones situadas en el llano y la campiña. La existencia de cumbres de cierta importancia y la permanencia de nieve en las simas y pozos de los montes son factores a considerar en el potencial hídrico de esta zona.

4. Vegetación y fauna.

Vegetación arbórea

Además de todas las variedades arbóreas ya mencionadas en el apartado dedicado al paisaje existen especies pertenecientes al género doméstico y otras que están en la interfase de lo silvestre y lo domestico como son:

Variedades locales de serbal Sobus domestica. Este árbol es uno de los escasos representantes vivos de la agricultura incipiente, aparecen distintas formas diferenciadas de esta especie de las que sobreviven unos pocos individuos (huertas de Bedmar, Cambil y puerto de Pegalajar).

Variedades locales de Morus nigra. Traído de Persia, la variedad que pervive en la Comarca permite considerar este árbol como verdaderamente frutal ya que el tamaño y el sabor de sus frutos difieren sensiblemente de las variedades comunes conocidas. Sólo existen 6 ejemplares contabilizados de esta variedad de moras en  toda la Comarca.

El patrimonio comarcal de manzanos es de máximo interés. El “manzanillo enano” es una de las variedades locales más valiosas, tanto por la rareza de ejemplares como por su calidad organoléptica. Fue traído en la Edad Media desde el Norte de África y es una variedad que no pertenece a la especie Malus domestica como todas las manzanas de origen europeo, sino que es el resultado de la domesticación de elementos de la especie Malus praecox de la que sólo quedan los ejemplares catalogados en Sierra Mágina además de algún individuo aislado en la provincia de Granada.

La higuera rayada es otra variedad perteneciente al género doméstico y de la que sólo queda un ejemplar localizado en Bedmar.

Flora

Sierra Mágina tiene una importancia única en cuanto a su flora por varias razones: porque posee especies mediterráneas de indudable valor como patrimonio florístico – natural (Linicera arborea, Viscum cruciatum o Geum heterocarpum entre otras); es rica en especies endémicas del sur peninsular (Anthyllis ramburii, Arenaria lithops, Narcissus cuatrecasii, Scorzonera albicans, Scorzonera reberchonii o Viola cazorlensis entre otras muchas); tiene especies botánicas con las poblaciones más grandes del mundo localizadas en las cumbres (Arenaria alfacarensis, Crepis granatensis o Lithodora nítida). Además existen especies únicas en la Península Ibérica como la Viola glauca. Y posee especies endémicas restringidas sólo a este macizo como Jurinea fontqueri y Helianthemum figidulum. Hasta la fecha el catálogo de especies vegetales superiores del macizo de Sierra Mágina se eleva a 1.293. Además cuenta con 48 tipos de hábitats catalogados como de interés comunitario por la directiva 92/43 de la CEE.

Según los estudios, existen 3 especies encontradas en la Comarca que son vulnerables de extinción en Andalucía: Centáurea monticola, Crepis granatensis y Sarcocapnos baetica integrifolia. 3 especies en riesgo inminente de extinción como son Jurinea fontqueri, Lithodora nítida y Delphinium fissum y 27 especies raras en Andalucía;

En la Comarca de Sierra Mágina podemos encontrar varias áreas de interés botánico:

El Barranco del Atanor constituido por pinares naturales de Pinus halepensis. Son formaciones de alto interés botánico típicas del macizo de Mágina y bien conservadas.

Cerro Saladillo en el que hay encinares bien conservados situados al norte del pico Almadén. Su importancia principal reside en que los encinares mejor conservados se encuentran allí.

Sierra Mágina y picos con altitudes superiores a 1600 m. Se trata de una amplia zona que incluye las cresterías que unen los puntos de mayor altura del Parque Natural: pico Mágina, pico Sierra Mágina hasta la vertiente sur del macizo, allí se encuentran los únicos pinares de pinos laricios y en estado de buena conservación.

Cresterías. En las zonas más altas, con altitud superior a los 1.800 m. se encuentran formaciones de interés botánico excepcional. Se trata de sabinas y enebros rastreros con gran número de endemismos y algunas plantas en peligro de extinción como Jurinea fontqueri, Crepis granatensis, Vicia glauca entre otras.

Vertiente sudeste del Cerro Cárceles. En ella se encuentran algunos quejigares de mucha importancia testimonial. Desgraciadamente su estado de conservación no es muy bueno debido a antiguas presiones forestales y una presión ganadera excesiva en la actualidad.

Fauna

La potencialidad más importante de la fauna silvestre de Sierra Mágina se centra en la existencia de especies de distribución restringida y/o amenazadas, constituyendo estos lugares una reserva de importancia para sus poblaciones.

Las áreas de mayor interés faunístico son:

Laderas altas de montaña con altitud superior a los 1.400 en las que se incluyen: cerro Púlpito, el Almadén, cerro Cárceles y de la Serrezuela pico Mágina y Sierra Mágina, loma de los Bolos, cerro Gordo, Carboneras y Sierra de la Cruz. En esta gran zona, como se ha dicho anteriormente, se desarrollan diversas formaciones vegetales  de encinares, sabinares, pinares, matorrales etc. La dificultad de acceso ha dado lugar a un reducido tránsito de personas favoreciendo su aislamiento y convirtiéndolo en un hábitat idóneo para albergar distintas especies animales como la cabra montés, diversas rapaces, ciervos y jabalíes.

Roquedos. Dentro del Parque son numerosos y albergan a una importante cantidad de rapaces ya que son escenarios idóneos para su nidificación.

Arroyos y barrancos. Son aquellos cursos fluviales que discurren por valles estrechos con abundancia de matorral y escasamente transitados por el hombre. En estas zonas la existencia de distintos ecosistemas (acuático y terrestre) dan lugar al desarrollo de numerosos hábitats capaces de albergar gran cantidad de especies (anfibios, reptiles, aves y mamíferos). Las zonas más relevantes son: Barranco del Perú, del Mosquito y del Atanor, arroyo de Los Prados y barranco del Gargantón.

Sierra Mágina posee una gran riqueza faunística, se han catalogado al menos 240 especies de vertebrados, siendo además probable la presencia de otras 22. La gran mayoría de ellas están protegidas por la legislación de ámbito europeo, nacional o regional. El grupo más diversificado son las aves, de las que 185 especies residen de forma permanente o estacional en el territorio; dentro de las aves las especies amenazadas son la garza imperial, el martinete, el pato colorado el aguilucho lagunero, el águila real, el águila perdicera el aguilucho cenizo, el cernícalo primilla, el halcón peregrino, el calamón la aboceta, la tórtola común y el búho real; en peligro de extinción están las siguientes especies: el avetoro, el águila pescadora y el fumarel común; y se han extinguido recientemente en el territorio el alimoche, el quebrantahuesos y el buitre leonado; por último 11 especies de aves son consideradas como vulnerables, es decir, pueden pasar a estar en peligro de extinción si no se corrigen sus amenazas. A las aves le siguen en abundancia los mamíferos con 27 especies, dentro de este grupo las especies que están en peligro de extinción son la cabra montés, que actualmente se recupera de los problemas de la sarna que la pusieron al borde de la extinción, y el lince ibérico; la nutria es una especie extinguida en el territorio recientemente. Los reptiles están representados por 19 especies y ninguna de ellas está amenazada. En lo que se refiere a los anfibios, existen 6 especies diferentes catalogadas, de ellas ninguna está amenazada, destacar el sapo partero bético por el alto grado de endemicidad. Los vertebrados peor representados y menos estudiados (junto con los murciélagos) son los peces, de los que aparecen al menos 3 especies autóctonas, más algunas exóticas asilvestradas o introducidas con fines piscícolas. Ahora bien, resulta de importancia de cara a mejorar la reducida actividad cinegética de la zona, la gran variedad de especies no estrictamente protegidas y sometidas a la legislación vigente como pueden ser el jabalí, muflón, ciervo, ánade real, pato colorado y un largo etc.

En cuanto a los insectos, las especies que se encuentran amenazadas son el escarabajo de la madera, una libélula de la  Fam. Gonphidae, un saltamontes endémico de las sierras de Andalucía Oriental así como cuatro variedades de mariposas. Y en cuanto a los moluscos, existe un caracol endémico de las sierras del sudeste peninsular que, a pesar de ser una especie catalogada como “no amenazada” en el ámbito nacional, sí puede estarlo en el territorio andaluz y en la comarca por ser la población muy escasa y/o restringida a puntos muy concretos.

PATRIMONIO ARTÍSTICO

La herencia monumental se encuentra diversificada en la arquitectura civil, religiosa, militar y popular así como en los yacimientos arqueológicos existentes en la zona; en cuanto a la etnología existe un importante patrimonio transmitido a lo largo de la historia a través del lenguaje, las costumbres las tradiciones etc. que conforman una de las señas de identidad de la Comarca de Sierra Mágina.

1. Arqueología.

El paso por Sierra Mágina de gran parte de las civilizaciones que han poblado la Península Ibérica ha generado un amplio y variado legado cultural cuyo origen podemos situar en las pinturas rupestres de época paleolítica de la “Cueva del Morrón” (Torres) y la “Cueva de La Graja” (Jimena) - declarado Monumento Nacional en 1924- que, pese al deterioro que han sufrido algunas de las pinturas y la dificultad de acceso a la propia cueva, constituyen un verdadero tesoro artístico para la zona, muy apreciado por expertos e investigadores. El abrigo de Navalcán en Noalejo es otra muestra de antiguas civilizaciones.

En todo el ámbito de estudio existen importantes yacimientos arqueológicos, señal evidente de su importancia como puerta de entrada al Valle del Guadalquivir para todas las civilizaciones que han poblado nuestro país; yacimientos arqueológicos como la Cueva de los Castillejos o la cueva del Esqueleto, pertenecientes a la Edad del Bronce o los de El Ayozar o El Campanil de época romana ubicados en Albanchez. Pero de entre todos ellos se ha de destacar, por su importancia y por las posibilidades de valorización que ofrecen, la existencia de importantes restos de la cultura ibérica como el Cerro Castellón en Larva (restos de asentamientos íbero) o el cortijo de “El Pajarillo” (Huelma) que es especialmente interesante debido a que es el sitio arqueológico de origen ibérico más importante hallado hasta el momento en España. Se trata de un santuario heroico relativamente bien conservado.

2. Arquitectura Civil.

La arquitectura civil pública y privada de Sierra Mágina abarca viviendas tradicionales de uso agrícola (cortijos y caserías), casas señoriales, palacios, hospitales, casas consistoriales, fuentes, parte antigua de los núcleos urbanos y en relación con las actividades agrícolas e industriales: molinos aceiteros y harineros, hornos de vidrio, hornos de yeso, eras para la trilla, cuevas de pastores y hasta pozos neveros.

En cuanto a cortijos y caserías pueden destacarse algunos, hoy dedicados al alojamiento rural. Este tipo de vivienda tradicional está hoy en retroceso salvo en contadas excepciones en las que se está recuperando con fines turísticos.

Casas solariegas existen en todos los pueblos de la comarca unas de estilo regionalista, otras historicistas, la mayoría de ellas se encuentran abandonadas no dándosele ningún tipo de aprovechamiento. Como casa señorial mencionar, por su grandiosidad y belleza la Casa Grande de Cabra (s. XVIII) en Cabra del Santo Cristo de estilo barroco y tradición mudéjar, declarada Bien de Interés Cultural en 1979. Se trata de una impresionante casa solariega de propiedad privada que conserva incluso el mobiliario de la época, en la actualidad está deshabitada.

En lo que se refiere a palacios podemos citar el Palacio de los Marqueses de Camarasa (S. XVI) de Torres con portada de orden dórico, hoy convertido en Centro Social Municipal, o el Palacio del Marqués de Viana (S. XVI) de Garcíez inicialmente gótico y muy reformado en el S. XVIII y cuyo estado actual es bastante ruinoso, ambos tienen expediente incoado en 1985 y 1983 respectivamente para ser declarados Monumentos Nacionales y, en otra escala, citar el palacete historicista de Cabra del Santo.

El Hospital barroco de Cambil del S.XVIII o las fachadas de las Casa Consistoriales de Noalejo o Pegalajar ambas también del S XVIII o la de Jódar de estilo historicista y construida en 1929 son otros ejemplos de la arquitectura civil de la comarca.

El municipio de Huelma fue declarado conjunto histórico - artístico por decreto 1306 de 20 de mayo de 1971 y por Resolución de 7 de julio de 1983 fue incoado expediente para su declaración como Conjunto Histórico – Artístico al Municipio de Cambil dada la belleza de su paisaje, así como por su historia y el municipio de La Guardia.

El patrimonio relacionado con las actividades agrícolas e industriales quizá es menos conocido pero no por ello menos atractivo y podemos destacar los molinos harineros y aceiteros por toda la comarca que eran movidos por la fuerza motriz del agua. También existen restos de industrias ya desaparecidas  como la fábrica de esparto de Larva o el lavadero de esparto de Jódar, el horno de vidrio ubicado en Bélmez de la Moraleda y numerosos hornos dedicados a la fabricación de yeso. Otro elemento constructivo importante vinculado a la agricultura son las eras donde se trillaban los cereales, habas, garbanzos, etc. Existen diversas tipologías de eras en función del producto que se trillaba. Su construcción requería una técnica precisa para la alineación del empedrado de su superficie, hoy todos estos elementos se encuentran en situación de abandono. Lavaderos y abrevaderos son elementos de patrimonio histórico y etnológico también relacionados con las actividades humanas y que encontramos en todos los municipios, además de la gran cantidad de fuentes entre las que se pueden destacar la Fuente Monumental de La Guardia construida en el S. XVI, de estilo renacentista, la Fuente de San Marcos de Carchelejo que es un pilar – abrevadero o la Fuente de los Siete Caños de Albanchez de Mágina y también en Jimena.

Las cuevas o chozos de los pastores, denominadas “Caracoles”, que se encuentran en los montes de la comarca son construcciones de piedra superpuesta que van desde las que entran varias personas de pie, hasta las que solamente albergan a una persona agachada. Eran refugios temporales asociados al pastoreo o para guardar los aperos de labranza. Se han localizado algunos en la zona de Pegalajar, Noalejo, Jódar, Jimena y en Cárcheles.

En cuanto a los pozos neveros decir que se han localizado sobre todo en los picos Mágina y  Almadén. Su utilización fue principalmente gastronómica y medicinal.

3. Arte Religioso.

El patrimonio religioso por su continuada utilización, es evidente que es el mejor conservado. Existen grandes ejemplos del periodo renacentista como la Iglesia de la Inmaculada de Huelma de fachada plateresca y torre renacentista, y Nuestra Señora de la Asunción de  La Guardia en ambas construcciones participó Andrés de Vandelvira y ambas fueron declaradas Monumentos Nacionales el 5 de Junio de 1981  y el 20 de febrero de 1975 respectivamente. La Iglesia  de La Asunción de Bedmar recientemente restaurada y abierta al culto, en la que trabajó Francisco del Castillo “El Mozo” y con expediente incoado como Bien de Interés Cultural, la de  Santiago de Jimena o la de la Santa Cruz de Pegalajar son otros ejemplos de iglesias renacentistas.

La madera constituyó un elemento básico en la arquitectura barroca religiosa, en cuanto a formas y como configuradora de la imagen plástica. Desde finales del siglo XVI florecen los retablos en la comarca destacando el retablo de la iglesia parroquial de Cambil, posible obra del escultor Sebastián de Solís. La construcción barroca más interesante quizás sea la Iglesia de Nuestra Señora de la Expectación de Cabra del Santo Cristo, con un retablo en el altar Mayor del S. XVIII de pan de oro, esta iglesia fue declarada Monumento Nacional el 30 de octubre de 1982.

El entorno que incluye la Iglesia de Nuestra Señora de la  Asunción de Jódar,  construida sobre los restos de una antigua mezquita y el Castillo ha sido propuesto para la declaración de Conjunto Histórico – Artístico con fecha de 13 de junio de 1983.

4. Arquitectura Militar.

La densidad de fortalezas y torreones defensivos existentes, alrededor de 30, es la mayor de toda la provincia de Jaén, todos ellos catalogados, por Decreto, como Bien de Interés Cultural, lo cual obliga al propietario/a o administración responsable a protegerlos y conservarlos, además de establecer un número de días determinados al mes para ser visitados.  Nuestros pueblos han sido frontera en dos momentos históricos: uno entre el pueblo visigodo y el bizantino durante los siglos V al VI; el otro durante 250 años entre el reino castellano y el reino nazarita de Granada, desde el S XIII al XV. Estas fortalezas se distribuyen sobre las dos vías principales de comunicación entre la frontera, el valle del Jandulilla y el valle del Guadalbullón. En el valle del Jandulilla destacan los castillos de Solera, Huelma, Bélmez, Bedmar, Albanchez y Jódar y el valle del Guadalbullón los castillos de Cambil y Alhabar, el de La Guardia, Pegalajar y Arenas; además como algunas torres de vigilancia como la de La Cabeza de Pegalajar. La mayoría de las fortalezas están ruinosas, algunas parcialmente recuperadas como el castillo de Jódar de origen prerromano, fuertemente fortificado en el S. IX y que se convirtió en el centro político y militar de la comarca durante  la época musulmana y tras la conquista o el de Jimena en el que se ha intervenido recientemente; o consolidados sus restos como el castillo de Albanchez de origen árabe y el de La Guardia de origen medieval y muy remodelado durante el período almohade y en el S.XIII tras la reconquista de la ciudad. De otras fortalezas sólo quedan sus recintos fortificados, como es el caso del castillo viejo de Bedmar, y de otras sólo los cimientos y arranques de las murallas como el castillo de Arenas, Cambil y Bélmez o la fortaleza ciclópea de Larva de origen íbero.

Estos castillos son el origen de muchos de los pueblos de la comarca. En algunos de ellos, sus casas hoy día los envuelven y disfrazan en un casco antiguo que es el origen del núcleo urbano, como es el caso de Pegalajar, Jimena o Jódar. Se trata de patrimonio sobre el que no se ha realizado una eficiente puesta en valor ni una adecuada gestión.

5. Patrimonio Documental.

Quizá los valores culturales más desconocidos de la Comarca residan en sus archivos. Los archivos eclesiásticos, los que se conservan, nos aportan una documentación única y fundamental hasta finales del siglo XIX. Sus libros de bautismo, desposorios y defunciones nos ofrecen datos demográficos sobre el número de habitantes, natalidad, mortalidad, existencia de epidemias etc. Los archivos municipales, normalmente en pésimas condiciones, salvo contadas excepciones, nos informan de la vida política y social de nuestros pueblos, tanto unos como otros nos sirven para interpretar la historia de los pueblos y de las gentes de la Comarca. Ver Mapa 9 de Patrimonio histórico artístico.

6. Etnología.

La etnología la constituyen todos aquellos valores culturales de carácter inmaterial como las tradiciones,  costumbres y saberes de un pueblo.

Tradición oral.

En este sentido, las leyendas o mitos siempre han jugado un papel importante en el acervo cultural de un pueblo. Los hechos inexplicables en su momento, la suerte y el encuentro fortuito han sido el vivero principal de mitos y leyendas. En Sierra Mágina existen leyendas vinculadas a la época de frontera como la Traición de Chincoya o la Traición de Bedmar, otras nos hablan de tesoros como el de Cabra o de apariciones religiosas vinculadas a hechos de armas como la Aparición de la Santa Cruz de Jimena. Por último existen leyendas relacionadas con duendes, como Los Minguillos del Hoyo de la Negra, La Yuca del Barranco de Cárcel o visiones como la de la Ballena de la Charca de Pegalajar. Infinidad de romances de frontera,  coplas de carnaval, villancicos y aguilandos, canciones de corro, canciones de amor y canciones que se cantaban durante la realización de labores agrícolas conforman la tradición oral de la Comarca. En cuanto al folclore destacar: el Bolero de Bedmar, la Jota Serrana y el Fandango de Cambil.

Fiestas populares.

Las fiestas populares a veces entroncan con un culto ancestral, en directa relación con el agua y las tierras que riega. De ahí que algunos santuarios marianos se ubiquen junto a los nacimientos de agua como es el de la Virgen de la Fuensanta (Huelma), la Virgen de la Cabeza (Campillo de Arenas), la Virgen de Cánava (Jimena), La Virgen de las Nieves (Pegalajar)  o la Virgen de Cuadros (Bedmar). Son fiestas en honor de vírgenes y santos que a veces se manifiestan en forma de romerías y otras forman parte de las fiestas patronales de las poblaciones y siempre están muy presentes en la cultura popular de la Comarca. Destacar por sus peculiaridades La Tambora de Cambil, la del Cristo de la Misericordia de Jódar, la de la Virgen de Cuadros de Bedmar, la de San Sebastián de la Guardia o la del Cristo de los Jornaleros de Torres. Pero si hay una tradición que identifique la comarca de Sierra Mágina, ésta es la fiesta de Moros y Cristianos. Se celebra en Carchelejo, Campillo de Arenas y Bélmez de la Moraleda y su origen se sitúa a mediados del siglo XIII, época en que estas tierras eran frontera entre el reino castellano y el reino nazarita de Granada.

Trabajos y saberes tradicionales.

En una sociedad eminentemente agrícola como la de Sierra Mágina, los oficios tradicionales se han ido perdiendo por una causa lógica, el desarrollo tecnológico.

Los trabajos relacionados con el campo han cambiado sus formas. Han desaparecido todas las tareas relacionadas con los cereales, los trillos y los utensilios que se utilizaban para sacar la palva, solamente se pueden ver en desvanes y en algunos museos locales de costumbre populares. Se están perdiendo paulatinamente los oficios relacionados con los animales de carga y tiro, como el herrador, el guarnicionero, talabartero, etc. Su recuperación es difícil, pues su utilidad práctica actual no es rentable, si no sufren una fuerte reconversión, imposible de acometer debido a la avanzada edad de las personas que mantienen la tradición y el escaso atractivo que genera en la juventud. Incluso útiles y tareas relacionadas con el cultivo del olivar y recogida de la aceituna han variado, tecnificándose, lo que ha dado lugar a perder útiles como las cribas o capachos realizados estos últimos artesanalmente con esparto. Actividades tradicionales como la de la matanza del cerdo sigue aún vigente aunque cada vez son menos las familias que en torno a este ritual se reúnen para aprovisionarse de carnes y embutidos para el invierno.

Las actividades artesanales han sufrido un gran retroceso desde los años cuarenta. Las causas de este abandono se deben a las propias características de la artesanía y a su vinculación a unos sistemas económicos prácticamente de subsistencia que se verán amenazados y finalmente vencidos por el desarrollo industrial de otros lugares, introductor de una competitividad creciente a la que este tipo de productos y los/as artesanos/as no han podido hacer frente. El esparto ha formado parte tradicionalmente del paisaje de la comarca y de su cultura y ha estado muy vinculado al aceite con la confección de utensilios para la recogida de la aceituna y para las prensas de los molinos aceiteros; las economías familiares de algunas poblaciones como Jódar, tradicionalmente se han visto sustentadas por la artesanía del esparto, su casi desaparición en los últimos años ha dado lugar a una desestabilización de dichas economías. Los bordados y el encaje de bolillos son otras de las actividades artesanales que aun perviven pero son realizados únicamente por mujeres mayores corriendo el peligro de que estas técnicas desaparezcan.

Existe también una Mágina Mágica que perdura a pesar del paso del tiempo. Los rostros que vienen apareciendo en el suelo de una casa de Bélmez de la Moraleda, Las Caras de Bélmez, constituyen una de las más claras referencias  mágicas de la comarca, el origen del hecho aún está por descubrir pese a los numerosos estudios científicos realizados. El curanderismo, aunque no es una cultura privativa de la comarca, sí es propia del mundo rural. El fenómeno más importante en este sentido lo tenemos en Hoya del Salobral (Noalejo) donde vivió el Santo Custodio, un curandero de gran fama que practicaba curaciones. A su tumba y casa aún asiste la gente en peregrinación en busca de salud.

Gastronomía.

La gastronomía de Sierra Mágina es uno de sus valores culturales  más importantes. Por nuestro suelo han pasado diversas civilizaciones, dejando claras huellas de ello. Entre tales civilizaciones figura de forma singular la romana, que aportó la trilogía mediterránea  de la vid, el olivo y el trigo; y la árabe por su influencia en los hábitos alimenticios de nuestras gentes. Con el pueblo árabe llegaron nuevas técnicas de cultivo, sobre todo nuevas técnicas de riego, árboles como la higuera o el almendro, además de importar especias dando lugar a una mayor variedad de sabores en las comidas. El aceite es la base de la gastronomía de la comarca y tenemos en la Denominación de Origen de Sierra Mágina el principal pilar para su valorización. Otros elementos básicos en la gastronomía comarcal son los derivados del cerdo, los productos de la huerta y los que se obtienen de la ganadería y de la caza. Podemos destacar algunos platos típicos como los andrajos, los borullos, las migas, el trigo, el carnerete, las pajarillas, el gazpacho, la sobrehusa, las habas o platos cocinados con diversas carnes entre otros muchos. Destacar también la repostería tradicional de raíz árabe como los almendrados de Albanchez, las hojuelas de Noalejo o los alfajores, gusanillos y nochebuenos  que se realizan en toda la comarca y en lo que respecta a licores el aguacebá de Cambil, y el risol de Jódar y Torres y el licor de cerezas de Torres.

 Pulse aquí para poder descargar la Guía de los Pueblos de Mágina.


SiguenosRSS|tuenti|youtube|facebook|DailyMotion|Twitter